Origen del meu semantisme ?

30 nov. 2007

Gracias Dalai Taxi


Mi experiencia con los taxis es amplia y variopinta, supongo que como la de la mayoría de los usuarios de este medio de transporte en Barcelona. El taxi es un reducido habitat de un ser humano, especialmete si convive fugazmente con otros muchos. Es también el caparazón que le protege diariamente de un entorno apresurado y en ocasiones demasiado hostil que, irreversiblemente, modela su carácter.
Lo interesante para mí del tema está en la actitud del comandante de la nave, su percepción y la interacción con el mundo que le rodea. La suma del entorno con lo que aporta cada invididuo desde que pone en marcha el motor, da como resultado un amplio espectro de personalidades (desde el robot sordomudo hasta el Dalai Taxi), una interesante muestra en cualquier caso de "homo taxis"...
Supongo que todos nos hemos subido alguna vez al "púlpito veloz", en el que el taxista de turno, alimentado durante 12 horas al dia de sesudos o encendidos programas tertulianos, diserta sobre política, ética y estética (nunca sé si con afan de conversación o de protagonismo). He viajado tambien en el "Antisystem", donde el conductor sólo mira por la ventana para insultar a regañadientes, se lamenta del sobrehumano esfuerzo de cumplimentar un recibo o se acuerda de toda nuestra familia cuando la carrera es más corta de lo deseado.
Tambien tenemos al eterno mosqueado, que alimenta su cabreo con cada locución en la emisora de "lachicaquenovocaliza" y comparte frustraciones con alguna otra nave con la que disfruta de vicios compartidos.
¿ Han disfrutado alguna vez (no se lo pierdan en verano !) del "reciclator" ? llamado así, no por su sensibilidad medioambiental sino porque la suciedad y el hedor de su habitáculo nos transportan al mismo corazón de un recolector de basura nocturno en hora punta. Éste no utiliza el aire acondicionado por respeto al medioambiente (el de fuera del coche) pero ¿ no podría sustituir la cola de mapache y el Hola de hace 2 años por un par de mascarillas de oxígeno ?
Para contrastar, tambien he conocido al "Mayordomo". Taxi impecable, educación pulcra, conversación (o no. él sabe cuando) amena y espíritu de servicio por todos sus poros. Para éste siempre he echado de menos un sistema basado en categorizar los taxis de forma visible para el usuario, que nos permitiera escoger un 5 estrellas ante otras máquinas de tortura rodantes.
Finalmente (y me dejo muchos, la mayoría positivos, pero ya hablaremos de ello en otra ocasión) tenemos al que he conocido hoy, el "Dalai Taxi", un simpático inmigrante de los 60, que con gran dosis de paciencia, sentido común y espíritu de servicio, ha rodado por Barcelona durante cientos de miles de kilómetros, absorbiendo la sensibilidad, el conocimiento, la cultura y el don de gentes que aporta la respetuosa interacción con sus semejantes. El Dalai Taxi se aisla de ese entorno hostil que le cierra el paso, le llena de ruido y de humo, escupe mala educación en su cogote o se cuela por su radio en forma de insultos o desgracias ajenas y hace de su micromundo un mundo mejor, prestando un servicio de calidad y haciendo amena y enriquecedora su rutina diaria. Tomemos nota.

A todos los (escasos) Dalai taxi de Barcelona mi agradecido reconocimiento

John LeBlog
Publicar un comentario