Origen del meu semantisme ?

23 nov. 2007

Al otro lado del plasma


Llegó tarde del trabajo y estaba cansado. Se quitó el disfraz y bebió una cerveza. Un bip en el PC le indicaba que tenía correo nuevo. Facturas, noticias de un viejo amigo, ofertas de una compañía aérea y algun spam. Mientras borraba, archivaba y respondía febrilmente, alguien llamó a la "puerta" de su messenger. Era su hermana. Intercambiaron cuatro frases cortas con la habitual complicidad en un sorprendente ejercicio de sintética comunicación. Las teclas desprendían sentimientos que viajaron casi telepáticamente a cientos de kilómetros. Luego...un vistazo a un par de blogs amigos y una consulta al google maps para organizar su viaje del dia siguiente.
Al cabo de un rato, apareció (tambien en messenger) su hija adolescente saludando indolentemente. Estaba buscando información sobre Picasso, diseñando una cubierta para sus apuntes y bajando la última canción de los "nosequien". El más pequeño (que gracioso estaba hoy con su nuevo "nickname" !) se quejaba de que hoy mamá no había jugado con él al "kidslearning", un jueguecito maquiavélico al que se había enganchado a partir de una inocente iniciación educativa. Su madre ("virtumama2008")había tenido más trabajo del deseado. Tenía que terminar aquella traducción hoy como fuera y los problemas de configuración del nuevo corrector de alemán la habían superado. La cena aun no estaba hecha...y allí nadie movía un dedo (excepto sobre el teclado).
Finalmente, convinieron en pedir una pizza (obviamente por internet) antes de encontrarse con unos amigos argentinos en el chat sobre cocina en el que ellas dos se habían conocido intercambiando recetas.
Lo cierto es, que mientras el padre imaginaba hambriento la llegada de la pizza , pensó (durante 14,5 nanosegundos) que quizá la decisión de comprar el segundo ordenador en casa no había unido precisamente a la familia. Aunque lo que definitivamente lo agravó fue la compra del portátil para la habitación del más pequeño y la red wifi para todos.
Todo aquello habia generado demasiadas distancias.
De hecho...se dió cuenta de que hacía dos días que no veía a su hija excepto en la webcam , y eso que compartían techo !
No...esto tenía que acabar y él debía dar el primer paso. Se levantó con la firme intención de invertir el proceso virtualizador en que su familia se encontraba y que él mismo había iniciado hacía meses.
Su mano se dirigió decidida hacia el interruptor del PC pero a escasos centímetros ocurrió lo inesperado, la luz de la pantalla se intensificó brevemente y la corriente se cortó. Todo quedó a oscuras. Y tanto él como los otros tres miembros de la familia se desvanecieron quedando reducidos a los pocos bytes que algun día los engendraron.
El sistema se sintió amenazado y 4 almas más habían sido succionadas por el universo digital (si es que un día existieron realmente...)

Demasiada virtualidad...

John LeBlog
Publicar un comentario