Origen del meu semantisme ?

8 nov. 2009

Homo Runner


“Homo Runner”... què fas despert i corrent sol muntanya amunt de matinada? Qui t’espera? De què fuges ? On arribes tard? On et porten els teus videoclips mentals?
Ja saps que la vida no és més o menys llarga en funció de la velocitat amb què la vivim?

És molt senzill amic…fujo del calor del meu llit per trobar-me amb d’altres “runners” i despertar amb el vent fresc a la cara. En cinc minuts de cursa, és el camí el que es mou sota els meus peus i el paisatge el que es desplaça pels costats dient bon dia. El repte i la il•lusió m’empenyen més lluny i més ràpid cada dia, encara que els “isquios” i els tendons em recorden que sóc humà. Vull ser el primer a veure sortir el sol des de Collserola, vull sentir el meu cor a 80 pulsacions (és que en repòs en tinc 40), vull sentir la recompensa de l’esforç, saber que encara puc, vull arribar a casa i despertar els meus fills amb el somriure de la feina feta. Gaudeixo de ser més fort que ahir i pateixo per ser-ho més demà. Les tribus que fa milers d’anys sortien corrent a caçar o combatre l’enemic som ara els amics que sortim de matinada a caçar somnis i a combatre el sedentarisme, allargant una joventut que se’ns escapa. Amb el temps i l’experiència ens hem anat fent més tàctics i gaudim més del camí i les etapes que de les metes i dels reptes impossibles.
Jo no lluito contra el crono ni persegueixo les grans marques, perquè les meves fites no es mesuren en segons sinó en batecs, en suor, en orgull, en superació personal i en solidaritat.
Els que són com jo no fem esport unes hores al dia, sinó que vivim la majoria del temps a càmera lenta per tornar a ser nosaltres cada matí quan surt el sol.

No et puc seguir “Homo Runner”… les cames no em donen per a més, però seguiré el teu estel i compartiré les sensacions. Potser ens trobem un dia de baixada, gaudint a un altre ritme d’aquesta prova de fons que és la vida, veient pujar altres “Homo Runners” més joves, que ens guanyaran en velocitat i resistència, però només ens podran igualar en determinació i en l’orgull de ser allà cada matí.


John LeBlog

4 sept. 2009

Ha muerto mi caballo


"Ha muerto mi caballo". Aquesta va ser la frase. I el paio la deia amb determinació, mirant fíxament als ulls de la gent i escupint la seva frase amb seguretat i escrutant la reacció del seu desorientat observador. Ja podia un buscar la càmera de "Callejeros" o fixar-se en el rictus i la indumentària del extravagant "jockey" a l'atur en busca d'algun senyal de demència. Res. Un ànima més de les que pulula diàriament per Barcelona. Una estàtua de la rambla que va baixar temporalment del seu púlpit per a estirar les cames. Aquest personatges urbans son un símptoma de la salut de la gran ciutat. Una ciutat que torna de vacances un pel nerviosa e insegura.
Diem-ho clar, comença el darrer quatrimestre del any i la gent està acollonida. L'index d'atur, el preus del llibres o la grip "A", tant se val. El cas és visualitzar l'enemic i queixar-se amargament de l'entorn. Doncs no. No amics no, aquest no és el camí. Deixem de mirar els diaris i les desgràcies que ens envolten, pujem altre cop al cavall (que no està mort...només s'ha parat a descansar) donem-li de jalar i aigüa fresca, agafem les regnes amb fermesa i au, al trot. Altres jockeys del mon no estàn tristos ni parats ni despistats, i creuen ja les nostres fronteres. La cursa és permanent i només val mirar endavant. Ah..i si el teu cavall ha mort, fem-nos amb ell un bon parell d'entrecots a la seva salut y seguim el nostre camí corrent. Potser el mon descobrirà dos grans corredors de fons.

John LeBlog

13 ago. 2009

Crónica de un ravioli en vacaciones


Tiempo. Eso es lo que nos sobra en vacaciones y por ello prestamos atención a lo más insignificante. En éstas redescubrimos la elegancia del ravioli. Esa forma de diseño aparentemente informal que esconde la solidez, la aerodinámica y la elegancia de las rotundas formas de ayer, de hoy y de siempre. Ese ravioli que se salva de la cena y con la nueva categoría de "sobras" (léase: damnificado) pasa al nuevo estado del purgatorio-frigorífico al modo de corredor de la muerte. Esa nevera en que conviven absurdamente setas y actimeles, sardinas y gelatinas, hamburguesas y Nesteas.
Bien...no divaguemos...no desviemos la atención de nuestro pobre ravioli...que lejos de llegar a su final entre sus colegas, arropado en una tibia salsa boloñesa, ve pasar las horas en una gélida prisión albergando falsas esperanzas cada vez que se abre la puerta de la nevera y un semidesnudo y dubitativo humano escoge una bebida, un pan de molde o un poco de fruta fresca antes que a nuestro arrugado amigo, que cada vez, producto de su depresión y el paso del tiempo, está menos atractivo menos apetitoso y más reseco, resignado a su final. Un día más tarde, de madrugada, la puerta se abre por última vez para él, y en un visto y no visto se precipita de forma violenta al cubo de la basura, donde se encuentra con esas mondas de manzana, ese melón que vivía en el piso de abajo y cuyos agrios lamentos llegaron a desesperarle, ese caducado yogur desnatado que no hacía más que lamentarse de su condición y deprimir al grupo amenazando con el inexorable paso del tiempo y sus agoreros vaticinios para todos y su efímera existencia. Sólo ese medio limón (y ya le vale con lo ácido que era) resistía en su rincón impertérrito ante la rotación del personal y disimulando con la mejor de sus sonrisas cualquier atisbo de moho que sería seguro su perdición. En fin, que la vida del ravioli desechado es realmente una propina, un plus, un regalo que le permite disfrutar unas horas más de reflexión sobre su condición y la levedad de su ser, no sin privarse del privilegio de morir orgulloso de todas sus vivencias, desde su nacimiento en la factoría entre millones de congéneres, su viaje empaquetado, su estancia en la gran superfície, en la que se cruzó con miles de miradas (privilegios de la pasta seca) y su final en el apartamento de verano, un hervor, una festiva cena familiar, un día en el purgatorio bajo cero y un discreto final en el desbordado contenedor. Quiso la suerte que la muerte le sorprendiera abrazado a un pedazo de lasaña en el fondo de una lata semivacía de salsa boloñesa. Pobres de nosotros los que nos quejamos de nuestros mundanos problemas sin pensar en la inmensa suerte de no haber nacido raviolis....

John Leblog

31 jul. 2009

Obert per vacances


Vacances...familia, amics, paisatges, hobbies, moments. Uns díes per a experimentar com es viu quan el temps el gobernes tú (amb els teus). Moments per a llegir, per a pensar, per a observar (i badar), per a donar-nos gust al cos i a les neurones, per a descobrir, trobar i trobar-nos. Per a esperar amb paciència, observar amb filosofia, gaudir amb els nens com els nens.
Relaxarem i sanejarem el cos mentre entrenem lúdicament les neurones. Vacances. Una finestra al paradís temporal. Un parèntesi de la realitat. Em comprometo a buscar-me, a trobar-me, a que em trobin i a descobrir. A gastar energia amb els meus per a carregar la meva bateria vital. El millor dia de les vacances és el dia abans de començar. Perque el millor, sempre està per venir. Carpe diem (carpe "vacancium" en aquest cas)i gaudiu-les els que teniu i tenim el privilegi de tenir una feina de la que desendollar-nos temporalment.

John

12 mar. 2009

Lo que hacemos por los fans ! (o Leblog en Parapente)


Este fin de semana he aprobado una de mis asignaturas pendientes: atreverme a ser capaz de volar en parapente. Cada vez me asombra más mi capacidad de complicarme la vida cuando una simple palabra de seis letras guía mis designios: GRATIS.
La plácida espera al sol de la campiña (y al crujir de los pistachos) nos deleita con el armónico descenso de las alas multicolor y termina en mi breve paseíllo hacia el cadalso jalonado por los míos.
La furgoneta que nos traslada al montículo se llena de bromas sobre la inexperiencia de los pilotos y su asignación a los bautistas del aire: “tú volarás con Pere” me dice el jefe mientras ataca un bocadillo de fuet. Los pequeños ojos de Pere y su enigmática mueca no auguran nada bueno…
Una vez en la cima, admiro la solvente coreografía de los pilotos desplegando sus enormes velas y ordenadas marañas de cuerdas en no más de 30 metros cuadrados a 3 metros del abismo. Yo, encasquetado de blanco cual condenado Calimero y dado que mi ayuda era del todo inútil en esos momentos, divago pensando en los pocos segundos que separan el “tengo que probarlo algún día” con el “que cojones hago yo colgado en las alturas con un bigotudo pegado a mi espalda”
Minutos más tarde, tras la espera de las brisas apropiadas, una breve carrerita y un salto al vacío… Alea Jacta Est…estamos volando. Suerte que nadie ha traído una cámara, la imagen de un cuarentón de más de 100 kg. pataleando en el aire dista mucho de mis estándares estéticos.
Tras los primeros minutos para hacerme a la situación y disfrutar del paisaje aferrándome salvajemente a las correas por si acaso…recuerdo que a mí, ocasionalmente, me marean las alturas y los vaivenes..demasiado tarde.
Mientras mi irónico piloto-mochila se esfuerza en iniciarme en el gobierno de los vientos, yo me planteo poner fin a mis 15 minutos de gloria, 13 minutos antes de lo previsto.
La experta mirada del piloto-canguro dominando el espacio, debe contrastar con mi compungido gesto, empapado en sudor y más blanco que Iniesta después de muerto. Mis compañeros planean pocos metros por encima de nosotros mientras mis 100 kilates nos lastran a una plano inferior (pero nos mantienen más cerca del suelo en caso de caída libre). Digo yo que cayendo “sólo” desde 500 metros “sólo” nos romperemos 40 huesos…
La vocación didáctica de mi adosado amigo y el aluvión de datos técnicos sobre los vientos, sus direcciones y la manera de gobernarlos contrastan con mis esfuerzos por no vomitar a contraviento en una bonita trallectoria (trallectoria de trallar) redecorando su ajado uniforme multicolor.
Por mi giratorio cerebro pasan mil ideas, que si se afloja la cuerda, que si nos comemos el árbol, que si el tonto de amarillo se nos acerca demasiado y nos convertirá en un ridículo amasijo de tela, cuerdas, carne y ojos desorbitados cayendo a 100 km./hora (traducido: a 3 segundos de la tortilla de insensato). Nada que temer, durante eternos minutos planeamos magistralmente de izquierda a derecha aproximándonos lentamente al bendito suelo.
Un poco antes de lo previsto, mi bautizo aéreo llega a su fin. Lo que el piloto maniobra con pericia como un suave aterrizaje con grácil posado en la hierba , lo remato torpemente emulando a un hipopótamo centrifugado.
Ahora sí, liberado de las cuerdas, me incorporo vencedor…. y mis hijos aplauden y fotografían admirados a su osado progenitor. El mal rato es un bajo precio para mi doméstica heroicidad.
Para los que aún queráis disfrutar de la experiencia, es justo confesar que por 60 segundos sentí la libertad del pájaro, la sensación de dominio del creador supremo, la insoportable levedad del ser..aunque me parecieron un suspiro comparados con los 60 minutos de mareo y sudor frío que sólo una butifarra con patatas consiguieron mitigar.
De todo ello y con la suma de emociones y efluvios producto de la experiencia ya puedo decir a los cuatro vientos (y me importa un güevo de donde soplen) ya he volado en parapent ¡!
Lo dicho, una experiencia ÚNICA e IRREPETIBLE (¡ Nunca Mais !)

John LeBlog