Origen del meu semantisme ?

11 jul. 2010

España para los españoles



Esta vez escribiré en castellano para que todo el mundo me pueda entender. Y lo hago con el título de un famoso programa de radio que años ha, la memorable Maria Matilde Almendros emitía desde Radio Nacional. Un programa que llegaba al corazón de los emigrantes españoles poniendo en contacto a sus familiares y compartiendo sentimientos en época de grandes dificultades y distintas realidades. Digo todo esto porque en el fondo, lo que une y desune con más fuerza a las personas y a las comunidades son los sentimientos. Ayer tuvimos una jornada histórica en Catalunya. Muchos salimos a la calle porque estamos ya un poco hartos de que nuestros sentimientos sean manipulados por intereses políticos y económicos. Ayer Catalunya salió a la calle para proclamar pacíficamente que Catalunya quiere ser Catalunya. Nada más. Ningun catalán estaría contra España ni contra Europa ni contra nadie si el catalán pudiera hablar la lengua de su país al mismo nivel que las demás, recibir unos servicios de calidad por los que paga con creces, tener voz y voto en todos los estamentos (españoles, europeos o mundiales) acorde a su identidad y condición, etc., etc. Los catalanes no somos antiespañoles por hablar catalán como los españoles no son antieuropeos por hablar castellano. No confío en los políticos para progresar al nivel que la realidad requiere y que todos nos merecemos, pero sí confío en las personas, en el respeto por los demás y en el compromiso por las causas. Como catalán pienso ejercer con compromiso y respeto, exhibiendo mi bandera y mis valores allá donde vaya (principalmente en España porque lo tengo más cerca, tanto física como sentimentalmente) pero confío que al margen de la utilización que los políticos, los medios y los radicales quieran hacer de nuestra situación, cada persona que esté abierta al diálogo y al respeto por los demás, sepa entender y asumir que todos somos diferentes y que las comunidades (España, Europa o una simple comunidad de vecinos) sólo tienen sentido y futuro si todos se respetan, aportan de manera equivalente y pueden decidir a lo que les afecta de forma proporcional a su tamaño y condición.
Para terminar (y ahora hablo de deporte), sólo decir que deseo de verdad que la selección Española gane hoy, con un papel tan relevante como hasta ahora de los jugadores de mi país, para que la gente sea feliz y olvide sus problemas. Pero tambien deseo y haré todo lo que esté en mi mano para que un día puedan defender los colores de la nación que decidan (la que sientan) sin que nadie se ofenda porque alguien sea y se sienta catalán, español, vasco, gallego, europeo, americano, chino o bielorruso. Creo que con respeto, educación, inteligencia y democracia, un día lo conseguiremos.


John Leblog
Publicar un comentario