Origen del meu semantisme ?

18 abr. 2008

7 AM


A las 7 de la mañana, cuando apenas los árboles y los semáforos están recien puestos, un heterogéneo grupo de animales matutinos recorre en pantalón corto las calles de Barcelona en busca de su momento místico, su record particular o simplemente su dor.
Ésta es para algunos la mejor manera de comenzar el día, notando el viento en la cara y viendo como la ciudad avanza bajo sus pies mientras intercambian cómplices miradas con otros apresurados insomnes.
Es fácil imaginar que la pequeña ecuatoriana, empieza su día a un ritmo endiablado porque el resto del día empujará cansinamente la silla de ruedas de un adinerado burgués venido a menos.
Al poco se le cruza, el fornido sesentón de mirada retadora a todos los sub-30 y piernas de acero. Atrás quedan 2 pijas de paseo cuya única aproximación al deporte es el chandal de marca que lucen para nadie. A las 7:21, el altísimo y patilargo yuppie nos dedica un gesto fugaz y pasa en 3 zancadas al fondón amenazado por el inminente verano...
En fin, todos ellos meritorios por robarle tiempo al sueño y empezar el día con los músculos trabajados y la mente despierta...
Estos pocos especímenes contrastan con la masa somnolienta que cada 5 minutos vomita la boca del metro. Fascinante muestrario de caras de sueño, malhumor, meditación o autismo ipodiano y excepcionales sonrisas. En el camino al trabajo otros se fuman sus primeras dosis para llegar menos ansiosos a sus puestos o ultiman sus cervezas y carajillos mañaneros sin los que no son personas.
En fin, la jornada será larga y cada uno se prepara a su manera. Nadie es mejor por llevar una vida más o menos sana. Lo que sí es estadísticamente más probable, es que la ecuatoriana, el sesentón y el yuppie patilargo seguirán compartiendo apresuradas miradas durante algunos años más que sus ahumados conciudadanos.

John LeBlog

(Dedicado a Dídac, compañero de fatigas matutinas)
Publicar un comentario